es
eu

Ismael Arnaiz: “La soledad impuesta como es ahora el caso, no es nada buena”

Ainara Arregi

Arnaiz es responsable de programas intergeneracionales de la Asociación Hartu-Emanak y miembro del Consejo de Personas Mayores de Bizkaia, nos relata cómo vive la situación de alarma creada por el Covid-19.

¿Qué tal estas, cómo te encuentras?

Me encuentro bien, a Dios gracias. Lo cual no quita el estar preocupado por la amenaza de esta pandemia. Una amenaza mundial. Y con miedo, por lo desconocido, tanto para el presente como para el futuro. Para nosotros y para futuras generaciones. Y es que se está demostrando que el “enemigo” es tan muy poderoso, en términos negativos.

¿Por qué estás en el colectivo de riesgo?, ¿cuales son los motivos de estar en ese colectivo?

Es cierto, desde los políticos hasta los responsables de la Salud, dicen que las Personas mayores somos uno de los colectivos de riesgo. Y luego los Medios de Comunicación nos lo recuerdan a cada momento. Y lo malo es que la justificación que se da para considerarnos colectivo de riesgo, sólo es la edad, cuando en realidad de lo que más depende es del estado de salud del cuerpo, ya que el virus es más peligroso cuando más débil esté el cuerpo y eso no sólo depende de la edad.

¿Qué medidas estas tomando en el confinamiento?

Pues ninguna en especial, las que nos vienen recomendadas y/o impuestas por las autoridades, como consecuencia de la declaración de la Alarma Sanitaria. Tal vez tengamos que ser más riguroso en el cumplimiento de esas medidas, pero no veo necesidad de adoptar otras específicas por el hecho de ser Persona mayor.

¿Desde cuándo estas en cuarentena?

Desde el 12 de marzo. Ese día estuve en un Instituto dando una charla a alumnos de Bachiller, y una hora después decretaron el cierre de todos los Centros de Enseñanza. Por poco me quedo dentro.... es broma.

¿Cómo llevas el confinamiento?

Pues mal. No es una situación normal. Somos seres sociables (aunque no siempre) y necesitamos de la relación con otras personas. La soledad no deseada o impuesta como es ahora el caso, no es nada buena. Se viene diciendo que la soledad, cuando no es deseada, es una enfermedad. Una enfermedad de nuestro tiempo y que afecta más, en este caso si, a las Personas mayores pues por ley natural vamos perdiendo a familiares y amigos, y nuestro círculo de relación se reduce demasiado, y genera soledad. Como actividad en el confinamiento, poniendo orden en nuestras cosas, en nuestros documentos, libros y papeles, que con el paso del tiempo se van acumulando, muchas veces, de forma desordenada.

¿Qué es lo más difícil en la cuarentena?

Lo que he dicho antes: la falta de relación con otras personas. Claro está, siempre que las necesidades materiales estén cubiertas.

¿Qué es lo que más hechas en falta?

Salir a la calle, pasear, saludar y hablar con otras personas sin ningún temor, sin tener que mantener ese metro y medio de distancia y sin tener la cara tapada con una mascarilla....

¿Qué opinas sobre el seguimiento que los medios de comunicación están haciendo sobre el coronavirus?

Excesivo. Creo que cuando hay tanta información, baja la calidad de la misma, y se convierte en desinformación. No soporto que todas los medios, (prensa, radio o televisión), dediquen tanto tiempo y espacio al tema. Creo que en una situación tan crítica y complicada como esta, la información tiene que ser concreta, precisa y autorizada. No es un tema para tertulias y debates interminables.

Artículos Periodísticos

‘Ndoki productions’: Erdialdeko Afrikako amatasun gaztea

‘Ndoki productions’: Erdialdeko Afrikako amatasun gaztea

Oskar Epelde

Euskal Herriko nazioarteko adopzioari erreparatuz gero, Asiako haurrekin batera Afrikako haurren adopzioak nagusitu dira azken hamarkadetan. Baina, zein da jatorrizko herrialdetan haurrek bizi duten testuingurua? Idatzi honen bitartez Erdialdeko Afrikan kale gorrian bizi diren neskatilen errealitatea ekarri dugu gurera.

Opinión

De la ilusión al rechazo, el descenso de adopciones en Euskadi

De la ilusión al rechazo, el descenso de adopciones en Euskadi

Javier J. Múgica

Mientras la adopción nacional se mantiene, la internacional ha descendido de una manera muy brusca y continuada en la última década. Este descenso generalizado tiene causas derivadas del modo en que se concibe y se aborda la adopción. Desde la reforma legal, la adopción es ante todo una medida de protección de la infancia en desamparo pero esto aún no está asumido.