es
eu

"Hay que recalcar que la pobreza energética es una de las caras de la pobreza"

Ainara Arregi

Con el fin de conocer la situación de la pobreza energética en Navarra, en GIZADIBERRI hemos entrevistado a ANDRÉS CARBONERO, Director General de Protección Social y Cooperación al Desarrollo del Departamento de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra

¿Qué es la pobreza energética?

Me alegra de que me hagas esta pregunta. La pobreza es multidimensional, y una de las dimensiones, la que tiene que ver con la habitacional es la pobreza energética. Es decir, las dificultades que tiene una persona o familia para mantener una temperatura adecuada en el hogar, las dificultades para comprar un calefactor, por ejemplo, o incluso las dificultades para pagar la factura de la luz, entre otros. Pero hay que recalcar que no deja de ser más allá, una cara de la pobreza. Y esto es importante, sobre todo, para el diseño de políticas contra la lucha de la pobreza, y la pobreza energética en particular. También se trata de una pobreza estructural, es decir, es una pobreza intergeneracional que se transmite de padres-madres,a hijos-hijas, y como no, también depende de elementos como carestía de la vida debido a la subida del IPC, la guerra de Ucrania que ha trastocado todo el tema de suministro energético. La respuesta pública debe ir encaminada a una parte más paliativa de protección a esos elementos que tenemos, pero también a eliminar estas barreras o estos problemas que tienen las personas para vivir una vida digna. La pobreza energética reúne las mismas características que la pobreza general, pero más focalizado en uno de los aspectos.

¿Actualmente, cuáles son los datos de pobreza energética en Navarra?

Los últimos datos con los que contamos son los de 2021 sobre la Encuesta de Condiciones de Vida (*), y esto es un tema que reivindicamos mucho, porque siempre estamos trabajando sobre datos ya pasados. Tenemos datos más actuales en cuanto a protección, y cuando intentas combinar datos de la realidad con datos de la protección suele haber desfases temporales. Con los datos que tenemos de la última encuesta de Condiciones de Vida respecto a pobreza energética, medida como las dificultades que tienen las personas para mantener la vivienda a una temperatura adecuada, en Navarra el último dato es del 5,5 % de la población, lo que viene a ser aproximadamente, entre 35.000-45.000 personas. Se trata de un dato mejor respecto a los dos años anteriores, que rondaba el 10 % de la población de Navarra. Hay que tener en cuenta que en el año 2020, estuvimos confinados, en el caso de Navarra, sobre todo el mes de marzo y abril, y eso hizo que aumentara el índice de pobreza energética por motivos estructurales, y también coyunturales. 

¿Qué políticas tiene el Gobierno de Navarra para afrontar la pobreza energética?

Por una parte, se incluyó en la Ley Foral de Cambio Climático y Transición Energética de Navarra la pobreza energética y la obligación de la administración de dar respuesta a esta situación. Y es relevante, en la medida en que nos obliga por ley a atender la situación. No obstante, las medidas son similares a lo que veníamos haciendo y no se han cambiado, pero si está ese aspecto normativo que es interesante tenerlo en cuenta. Además, esta ley está redactada con una visión de la agenda 2030, de interacción entre distintas ODS y el desarrollo social, medioambiental y económico.

En cuanto a la manera de atender la pobreza energética tenemos 2 vías; la más directa es enfocando determinadas ayudas a la pobreza energética, o cómo paliar las consecuencias de esta situación. Y para ello, hay una combinación de tres instrumentos, y en la que hay una colaboración de los tres niveles de la administración: estatal, foral y local. 

La administración foral tiene unas ayudas extraordinarias de inclusión social y que están reguladas en la carpeta de servicios sociales desde 2006, y entre ellas, se incluyen las ayudas dirigidas a combatir la pobreza energética como son el apoyo para la compra de suministros para la habitabilidad y el equipamiento: calderas, calentadores, cocinas, etc. Unas 1.300 unidades familiares son receptoras de estas ayudas, que viene a suponer alrededor de 3.000 personas.

El segundo paquete de ayudas corresponde a las entidades locales con las ayudas de emergencia municipal, que parcialmente están siendo cofinanciadas por el Gobierno de Navarra y unas 2.800 familias han recibido ayudas de este tipo, en total, unas 6.700 personas. Puede haber familias que hayan recibido ayudas de los 2 sistemas, es decir, de la ayuda foral, así como, las ayudas municipales, ya que no son excluyentes. Entre los 2 sistemas, podríamos decir que estamos dando una cobertura cercana a las 9.000 personas. La tercera herramienta, y aquí entra la administración central, es el bono social térmico. Con esta ayuda se dio cobertura a casi 15.000 familias en 2022, que podrían ser alrededor de 35.000 personas. El bono social térmico contribuye a paliar mínimamente la carestía de los suministros eléctricos. Y respecto a la ayuda más indirecta y vinculada a la lucha contra la pobreza en general, no sólo la pobreza energética, es el Sistema de Garantía de Ingresos. Bajo esta protección, en 2022 ha habido unas 15.000 personas. Con estas ayudas estamos respondiendo a la pobreza severa en sus distintas dimensiones, y entre las que se encuentra la pobreza energética. Pero todavía existe la pobreza relativa, que está por encima de la pobreza severa pero bajo el umbral de pobreza, que su nivel de protección es vía deducciones en el sistema fiscal, o en la que no hay una intervención directa de las administraciones. 

Y con todo este sistema de ayudas. ¿Cómo es posible que haya pobreza energética?

Porque estamos cubriendo la pobreza severa, y hay una parte que tiene que ver con otros elementos, por ejemplo, gastos generados en la cesta de la compra, de alojamiento, de alquiler, etc. Por lo que, cuando nos referimos a la pobreza energética, estas ayudas que comentamos cubren parcialmente la situación.

A la persona que no puede calentar su casa, todo esto le puede parecer un poco celestial. ¿Qué puede hacer esa persona?

En estos casos, nuestra cobertura fundamental es la Garantía de Ingresos. Somos conscientes que con la Garantía de Ingresos cubrimos los gastos generales de la vida, y mediante estas otras ayudas extraordinarias intentamos cubrir un poquito mejor las condiciones generales de vida. En este caso, las personas deben ir al servicio social de base del municipio, y ahí se valorará la pertinencia de qué ayuda o elemento puede ser el adecuado para esa familia.

¿A pesar de la cercanía, todavía cuesta mucho acceder a los servicios sociales de base, por el peso del estigma, verdad?

Sigue habiendo razones de estigmatización de los servicios sociales, entendidos como servicios para pobres o muy pobres, la vergüenza social de acudir a estos servicios. En este sentido creo que tenemos que hacer un esfuerzo, para que, al igual que si tenemos un problema de salud acudimos al servicio médico, no sea un desdoro acudir a los servicios sociales cuando tengamos un problema, e intentar buscar un poco las alternativas que el sistema ofrece.

También hay una cuestión que quería poner en valor, y son las políticas general de contención al Índice de precios de consumo que se están adoptando a nivel estatal, que a pesar de que haya subido, empezar a ver que no se está disparando respecto a otros países europeos, se trata de esas medidas estructurales que competen a la administración general del Estado para levantar las barreras para que la gente pueda vivir con mayor dignidad. O también hay que poner en valor los precios energéticos, la famosa excepción ibérica, porque es una manera de proteger a la ciudadanía y aunque sea de forma indirecta, pueda vivir en mejores condiciones. 

¿Cómo se nos presenta el futuro de la pobreza energética?

Vivimos en la incertidumbre. Yo creo que debido a la gran recesión del 2008, la pandemia del Covid, la situación de la guerra de Ucrania y sus consecuencias, vivimos una situación de incertidumbre y no sabemos cómo va a evolucionar la situación. Hay que poner en valor la contención de precios, o nosotros, por ejemplo, la Renta de Garantía de Ingresos la hemos actualizado con el IPC medio de Navarra, que es 8,8 %. Hay mecanismos de protección que están funcionando para que las personas que más sufren, no sigan sufriendo los que más. 

Las expectativas internacionales que son las que nos están condicionando no son nada halagüeñas; la crisis energética se está combinando con la crisis de alimentos básicos fuera de aquí, y eso de rebote provocará que los flujos migratorios sigan teniendo una presión importante, hay una amenaza de crisis en los fertilizantes, ya no sólo por la producción de granos básicos, sino para todo tipo de producción de alimentos. Es un conglomerado de situaciones que nos llevan a la incertidumbre.

En lo más micro, nosotros, por ejemplo, no hemos observado, afortunadamente, un aumento de solicitudes de ayudas extraordinaria, que esas sí que las tenemos actualizadas, ya que, tenemos datos de mes a mes, y seguimos teniendo el mismo flujo de solicitudes que en el 2021.

Las solicitudes de renta garantizada, combinada con el Ingreso Mínimo Vital, están también contenidas con una cierta tendencia a la baja, es decir, estamos observando fenómenos muy ligeros pero no de crecimiento de la situación, sino, probablemente, de que las personas que están en situación de pobreza, no salgan de la situación de pobreza, pero no estén entrando más personas en esa situación. 

 (*) Datos actualizados correspondientes al año 2022 en la web de Encuesta de Condiciones de Vida. 

 

 

Artículos Periodísticos

"Ez da gauza bera desgaitasunarekin jaiotzea, edota  bat-batean desgaitasuna duzula ohartzea"

"Ez da gauza bera desgaitasunarekin jaiotzea, edota bat-batean desgaitasuna duzula ohartzea"

Ainara Arregi

24 urte zituela auto-istripu larria izan zuen Ainhoa Elorriagak eta ondorioz, hartutako kalte zerebrala dauka. Egoera horrek bultzaturik, "Ganas de vivir" liburua idatzi zuen 2022an, urte guzti hauetan bizimodua nola aldatu zaion jasotzen duena.

Opinión

Alzheimerra, lehentasun soziosanitarioa

Alzheimerra, lehentasun soziosanitarioa

Koldo Aulestia

Alzheimerrari heltzea osasun publikoaren lehentasuna eta lehen mailako arazo soziosanitarioa da. XXI. mendeko epidemia isil handia bihurtu da, eta edozein sistema soziosanitarioen iraunkortasunerako erronka handia.