es
eu

"Mucha gente no sabe que existe el bono social, y también desconoce si tiene tarifa libre o regulada"

Ainara Arregi

Sergio Tirado-Herrero es investigador `Ramón y Cajal´ especialista en pobreza energética del departamento de Geografía, Universidad Autónoma de Madrid y miembro de la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA). Hablamos con él para conocer la labor que realizan desde la ACA para combatir la pobreza energética.

 

¿Han pasado 10 años desde que la Asociación de Ciencias Ambientales publicó el primer estudio de indicadores de pobreza energética en España. ¿Cuál ha sido la evolución durante estos años?

Sí, el primer estudio lo hicimos en 2012, que fue cuando se empezaron a notar los efectos de la crisis del 2008, y comento esto porque la evolución de los últimos años tiene que ver con eso. En el caso de España, pero en Europa en general, hay unas fluctuaciones que tienen que ver en parte con grandes ciclos macroeconómicos. En el caso de España es muy claro, porque en las estadísticas de pobreza energética, los indicadores de incapacidad de mantener la vivienda a una temperatura adecuada, y la dificultad de pagar las facturas se registran desde 2004. Vemos que en el periodo entre 2004 y 2008, los indicadores van descendiendo, porque había más ofertas de empleo, las rentas eran superiores, entre otras causas, pero entre 2008 y 2014 empeoran esos datos, y en 2014 se registran las peores cifras. Luego, con la recuperación de la crisis de 2008 empiezan a mejorar los datos, hasta el año 2020, que con la llegada de la pandemia del Covid 19 vuelven a empeorar. Ha sido especialmente notorio que en 2020 y 2021, estos dos indicadores que comentamos, han dado un salto a negativo, y en el caso de España, han sido los peores desde que se empezaron a registrar.

Seguramente, además, cuando tengamos los datos de 2022, que conoceremos a lo largo de este año, habrá empeorado considerablemente. 

¿Entonces, podemos decir, que la época de la pandemia del Covid 19 ha sido la peor?

Pandemia y crisis de la energía, porque están combinados los datos. Probablemente, el efecto de la crisis de la energía ha sido más fuerte que el de la pandemia, es decir, desde septiembre del 2021 que es cuando se pone la situación más difícil, con la subida de precios.

¿Cuál es la actual situación en España respecto a la pobreza energética?

Es una paradoja, porque hay más reconocimiento que nunca de la problemática. Tenemos la Estrategia Nacional de Pobreza Energética aprobada en 2019 que va mucho más allá del bono, que contempla una serie de nuevas medidas, entre las que se encuentran una serie de nuevos indicadores. Hay mucha conciencia por parte del Ministerio de Transición Ecológica de las desigualdades en el acceso a la energía y pobreza energética, como elemento importante en las políticas energéticas y climáticas, tenemos el bono social, que llega a menos gente de la que debería, y también tenemos las protecciones contra las desconexiones, etc. Eso por una parte, pero los indicadores están dando muy malas señalas.

¿Y por qué hay mucha gente que no accede al bono social, por ejemplo?

Los factores son múltiples, pero básicamente hay dos elementos; mucha gente no sabe que existe el bono social, y también el desconocimiento de saber si estamos en tarifa libre o regulada. No quiero cargar la responsabilidad en los consumidores pero las cosas deberían ser mucha más claras y fáciles, para asegurarnos que estamos en la mejor tarifa, que suele ser la regulada tanto para la electricidad como el gas.

Con el bono social pasa más de lo mismo, de hecho tienes que estar en la tarifa regulada, en el PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor) de la electricidad para acceder al bono social, y hay mucha gente vulnerable que no está en el PVPC, que no sabe que el bono social está vinculado al PVPC, incluso hay veces en las que hay que hacer una serie de gestiones, que para una persona que está lidiando con una situación difícil socioeconómica es una carga más. Y luego hay gente que no puede solicitar el bono social, por ejemplo, porque vive de alquiler, y no tiene los suministros a su nombre.

¿Vosotros desde ACA España como ayudáis a combatir la pobreza energética?

Tenemos los 4 estudios técnicos con los que ayudamos a que haya una definición e indicadores de pobreza energética. En 2018, por ejemplo, organizamos el I Encuentro Estatal de Pobreza Energética, en la que participamos como pequeña partner del Observatorio Europeo de Pobreza Energética, y en dicha encuentro reunimos a representantes del Observatorio Europeo con representantes del Ministerio de Transición Ecológica de España.

También estamos en proyectos concretos, por ejemplo, en el EPIU Getafe, con el que se pretende identificar a escala municipal, hogares vulnerables que están "escondidos", que no se manifiestan, que no acuden a servicios sociales para pedir ayuda.

Otro proyecto en el que participamos es con la Universidad Carlos III, EAPN y CSIC para hacer un análisis en el que seguimos a 400 hogares vulnerables durante 2-3 años, y ver cuál es su consumo, su confort interior, etc. Este proyecto está dentro del marco de la Estrategia contra la Pobreza Energética.

Y, para finalizar, tenemos un proyecto muy bonito que hemos desarrollado junto a la Junta de Castilla – La Mancha, y con el que hemos apoyado a hogares de mujeres víctimas de violencia de género; hemos realizado asesorías energéticas, y pequeñas acciones de optimización de facturas y eficiencia energética para mejorar sus condiciones. Se trata de un reto bastante único, porque no conocemos ningún otro proyecto que haya tenido un objetivo como el de las mujeres de violencia de género.

Tras vuestra experiencia en el Observatorio Europeo de Pobreza Energética. ¿Cómo veis que está situada España?

España ha hecho un muy buen trabajo en el reconocimiento de la problemática, y además de forma muy rápida, sobre todo desde 2018. Digamos que antes sólo existía el bono social, y se hablaba en términos de consumidor vulnerable, pero desde 2019 con la Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética se ha convertido en un tema de debate y en el que el Estado se hace, de alguna manera, cargo del problema.

Hay otros países como Alemania, Países Bajos, Suecia, Dinamarca donde la incidencia de pobreza energética es muy baja, donde los datos macros son mejores, los servicios de sistema sociales y de apoyo son mejores. En estos países la tasa de pobreza energética ronda entre 2 y 5 %, mientras que en España entre el 10 y 15 %, pero son países que tratan la pobreza energética son el sistema de protección social general, y no distinguen esta problemática. Y con esto, no están entendiendo que no todo el mundo que tiene baja rentas está en pobreza energética, sino que depende de otros muchos factores: el tiempo que pasas en casa, si existe situación de vulnerabilidad en el hogar, la eficiencia energética de tu vivienda, año de edificación de la vivienda, etc. Nosotros como investigadores de pobreza energética lo vemos muy claro y es necesario hablar de todos estos aspectos.

Artículos Periodísticos

"Ez da gauza bera desgaitasunarekin jaiotzea, edota  bat-batean desgaitasuna duzula ohartzea"

"Ez da gauza bera desgaitasunarekin jaiotzea, edota bat-batean desgaitasuna duzula ohartzea"

Ainara Arregi

24 urte zituela auto-istripu larria izan zuen Ainhoa Elorriagak eta ondorioz, hartutako kalte zerebrala dauka. Egoera horrek bultzaturik, "Ganas de vivir" liburua idatzi zuen 2022an, urte guzti hauetan bizimodua nola aldatu zaion jasotzen duena.

Opinión

Alzheimerra, lehentasun soziosanitarioa

Alzheimerra, lehentasun soziosanitarioa

Koldo Aulestia

Alzheimerrari heltzea osasun publikoaren lehentasuna eta lehen mailako arazo soziosanitarioa da. XXI. mendeko epidemia isil handia bihurtu da, eta edozein sistema soziosanitarioen iraunkortasunerako erronka handia.