es
eu

El valor de las personas, con y sin discapacidad intelectual

Pablo Gonzalez

Las principales asociaciones vascas del ámbito de la discapacidad intelectual superamos los 50 años de trayectoria. Un largo y mantenido recorrido temporal, que desde su inicio se ha sustentado en el valor de las personas. Personas organizadas en un movimiento social, personas con discapacidad intelectual con valías que aportar, personas solidarias con las necesidades de este colectivo… En definitiva, personas sin que importe si tenemos o no tenemos discapacidad intelectual.

Las asociaciones de familias de personas con discapacidad intelectual articulan la solidaridad, social e institucional, en torno a un proyecto ineludible que, en su origen, dio respuesta a carencias y necesidades. Un proyecto que, a través de una serie de acciones pioneras, ha ido teniendo como resultado los servicios a los que tenían derecho: las primeras colonias, la primera residencia para personas con grandes necesidades de apoyo, los primeros centros de día, los primeros talleres, los primeros servicios de tutela, las primeras viviendas...

Paralelamente a estos servicios, y apoyándose en ellos, las personas con discapacidad intelectual han ido avanzando en el reconocimiento de la dignidad que les corresponde como parte de pleno derecho de la ciudadanía. Y también han ido alcanzando mayores cotas de calidad de vida, en base a sus capacidades, necesidades e intereses. Gracias a ellas, hemos podido evolucionar como sociedad, porque en la medida en la que aprendemos a convivir con la diferencia y somos capaces de pensar en otras dimensiones, mejoramos colectivamente.

La mayor visibilidad, el avance en derechos y la calidad de la actual red de servicios no puede entenderse sin la promoción, creación, desarrollo y gestión por parte de las propias personas destinatarias. Y, lógicamente, tampoco sin el apoyo institucional. Pero también aquí es importante el valor de las personas; en este caso, de aquellas que desempeñan funciones legislativas y ejecutivas.

Desde los modelos sociales participativos y cohesionadores, de sociedad civil organizada sobre la que se fundamenta el principio de solidaridad, concebimos los servicios sociales como un marco relacional en el que unas personas acompañan a otras a lo largo de su vida, y las ayudan a alcanzar sus metas. Y, con la implicación de personas con discapacidad, familias, profesionales, voluntariado y administraciones públicas, eso se ha convertido en proyectos viables que han sido incluidos en la red de servicios. Por lo tanto, abogamos por no perder aquello que, además de acercarnos a una sociedad más justa y cohesionada, es una alternativa eficaz, con calidad y calidez.

Como resultado, las personas usuarias y sus familias disfrutan de cotas de autogestión, desarrollo e innovación en modelos de intervención y satisfacción por los servicios. La administración dispone de seguridad en la prestación y gestión de los servicios, control público y un control añadido a través de las propias personas usuarias. La sociedad cuenta con un espacio de participación, voluntariado, solidaridad y transmisión de valores. Y la suma de todo ello presenta un modelo de gestión de sociedad avanzada, en clave de gobernanza, participación social y refrendo generalizado.

En resumen, el actual es un modelo que combina resultados tangibles y mantenidos en el tiempo, concordancia con los principios de gobernanza y diálogo civil, y un impacto en agentes significativos. Por consiguiente, entendemos que es un modelo a preservar.

 

Pablo González, Gerente de Gorabide
--
[Publicado en Deia el 23 de febrero de 2014]

Artículos Periodísticos

‘Ndoki productions’: Erdialdeko Afrikako amatasun gaztea

‘Ndoki productions’: Erdialdeko Afrikako amatasun gaztea

Oskar Epelde

Euskal Herriko nazioarteko adopzioari erreparatuz gero, Asiako haurrekin batera Afrikako haurren adopzioak nagusitu dira azken hamarkadetan. Baina, zein da jatorrizko herrialdetan haurrek bizi duten testuingurua? Idatzi honen bitartez Erdialdeko Afrikan kale gorrian bizi diren neskatilen errealitatea ekarri dugu gurera.

Opinión

De la ilusión al rechazo, el descenso de adopciones en Euskadi

De la ilusión al rechazo, el descenso de adopciones en Euskadi

Javier J. Múgica

Mientras la adopción nacional se mantiene, la internacional ha descendido de una manera muy brusca y continuada en la última década. Este descenso generalizado tiene causas derivadas del modo en que se concibe y se aborda la adopción. Desde la reforma legal, la adopción es ante todo una medida de protección de la infancia en desamparo pero esto aún no está asumido.