es
eu

La cualificación profesional, factor clave contra la exclusión social en Europa

Roberto García Montero

La formación y la cualificación profesional es uno de los elementos clave en la lucha contra la desigualdad social y la inserción de las personas más desfavorecidas. Esto ha sido evidente, al menos, desde la transformación social que conllevó la revolución industrial y que transformó el mundo, las relaciones entre las personas y la ubicación de cada uno de sus miembros dentro del sistema social. Todos aquellos que tenemos una edad somos conscientes de que estudiar y obtener éxitos en el sistema académico garantizaba una mejor situación en el acceso al empleo. Hace algunas décadas, para una familia de origen humilde conseguir que sus hijos llegaran a la universidad y obtuvieran una titulación universitaria era una sensación de éxito y tranquilidad, ya que eso se traducía en grandes posibilidades de que el futuro de esos vástagos fuera mejor que el de sus progenitores. Era muy probable que consiguiesen un empleo bien remunerado y estable. También recordaremos que aquellos jóvenes que “no valían para estudiar” había que ponerlos a trabajar cuanto antes para que contribuyesen a la economía familiar

Hoy en día nos encontramos con que esta situación ha cambiado claramente. El vertiginoso desarrollo tecnológico ha provocado la necesidad constante de regeneración de la cualificación de la sociedad y de sus trabajadores. En los últimos años nos encontramos en un periodo de crisis estructural en el plano económico que ha provocado grandes tasas de desempleo y un gran aumento de la inestabilidad en el mundo laboral. A todo ello hay que añadir la constatación de que las necesidades de empleos sin cualificación ni preparación profesional están decreciendo en toda Europa a pasos agigantados. Según fuentes del Centro Europeo para el desarrollo de la FP (CEDEFOP) en el periodo 1996-2013 los empleos de baja cualificación en el entorno de la UE se redujeron del 33% al 24%. Es decir, si hace 18 años una de cada tres personas que trabajaba lo hacía con baja formación, ahora ya sólo lo hacen uno de cada cuatro. Todas las previsiones que se manejan convierten esa tendencia en algo con una progresión imparable.

Estamos abocados a convertir la formación profesional en un arma para combatir la exclusión social, cada vez de modo más necesario. Aquella persona que pretenda vivir con normalidad en nuestra sociedad actual necesita estar preparada para desarrollar las competencias exigidas en un área profesional, de manera previa a su acceso al empleo. Se está acabando  la práctica de acceder al empleo para aprender un oficio a la vez que se trabaja. Hoy en día esos hijos que se mandaban a trabajar porque no “valían” para estudiar no encuentran empleo. Así como también se ha terminado hace tiempo el hecho de obtener una titulación cuando se es joven, entrar en el mundo del empleo y no volver a recualificarse a lo largo de la vida laboral. Está plenamente asumida la necesidad del aprendizaje permanente.

academicAquí, además contamos con un factor diferencial con respecto a otros países del entorno europeo. La democratización vivida en los últimos 50 años en nuestra sociedad ha provocado un acceso y un desarrollo de la formación universitaria mayor que el vivido en la formación de nivel intermedio (FP y Formación para el empleo). Así nos encontramos con un número de titulados universitarios desproporcionado en comparación con los titulados intermedios (Técnicos y Técnicos Superiores de FP). Esta proporción no se corresponde con las necesidades de nuestras empresas y nuestro sector productivo que, a medio plazo, necesita una mayor cantidad de técnicos cualificados de los que los centros formativos son capaces de proporcionar. Eso trae como consecuencia  que gran cantidad de titulados universitarios están trabajando en empleos diferentes a los que se han formado, además de que las tasas de inserción laboral del alumnado de FP sean mejores que las de otros niveles formativos, incluso superiores.

Ante esta situación, todos los agentes que trabajamos en el escenario de la exclusión social y la formación (Administraciones públicas, ONGs, entidades sociales, de formación, …) estamos obligados a aumentar los esfuerzos por combatir esta problemática consiguiendo que el número de personas sin cualificación sea el menor posible, sabiendo que todas aquellas que no adquieran una formación en condiciones no tendrán un futuro estable. Así como trabajar con el sector que se encuentra con mayores problemas sociales en garantizar un buen nivel de preparación profesional como arma para combatir la exclusión.

 Roberto García Montero, Responsable Pedagógico de Peñascal S. Coop
--
[Publicado en Deia el 18 de mayo de 2014] 

El Fondo Social Europeo ha seleccionado a Peñascal S. Coop. como ejemplo de buenas prácticas en acciones de capacitación juvenil, en su publicación del periodo 2007-2013. El proyecto está basado en la creación de oportunidades para la activación laboral de los jóvenes fusionando la formación y el empleo en un sistema dual.

 

Artículos Periodísticos

"Akordio internazionalak betetzeko dira eta Frantziak ez ditu betetzen"

"Akordio internazionalak betetzeko dira eta Frantziak ez ditu betetzen"

Jon Intxaurraga

2018tik hona, milaka etorkinek zeharkatu dute Gipuzkoa eta Lapurdi banatzen dituen muga Frantziara bidean. Xabier Legarreta Eusko Jaurlaritzaren Migrazio eta Asilo zuzendariaren iritziz, biderik errazena delako aukeratzen dute eta, berak dioenez, hiru urte hauetan asko ikasi dute elkarlanean aritu diren instituzioek.

Opinión

Alzheimerra, lehentasun soziosanitarioa

Alzheimerra, lehentasun soziosanitarioa

Koldo Aulestia

Alzheimerrari heltzea osasun publikoaren lehentasuna eta lehen mailako arazo soziosanitarioa da. XXI. mendeko epidemia isil handia bihurtu da, eta edozein sistema soziosanitarioen iraunkortasunerako erronka handia.